Ensayo sobre la mujer

En nuestra clase de Literatura estuvimos leyendo sobre las hermanas Ocampo y su rol en la Literatura como mujeres. En base a esto nuestra profesora nos pidió que escribiéramos un ensayo sobre la debilidad de la mujer.

El diccionario de la Real Academia Española define el “sexo débil” como un conjunto de mujeres. ¿Por qué es esto? ¿Por que después de tantos años seguimos siendo considerando a la mujer “el sexo débil”? ¿Somos realmente al sexo débil, o es sólo una creencia la cual hemos convertido en realidad?

Si retrocedemos en el tiempo, Europa por ejemplo en el siglo 19, podemos decir que la mujer tenía muy pocos derechos, casi ninguno comparado con las mujeres de este siglo. Se quedaba en la casa, se ocupaba de la educación de sus hijos, se dedicaba a la cocina y limpieza de su hogar, no tenía salida laboral, mucho menos derecho al voto.

La mujer era tratada como un ser inferior, el hombre. Yo creo que nos convertimos en al sexo débil, el momento en al que le permitimos el hombre tomar decisiones por nosotras, en el momento en el que dijimos “si” en vez de “no”. En el pasado la mujer no tomaba decisiones en lo que respectaba su propia vida, y así fue que muchos hombres aprovecharon para hacernos sentirnos débiles, inferiores, y tomar control de nuestra vida como si no nos fuera propia.

Hoy en día la mujer es más libre que aquella que vivió en al pasado. Esto en parte se debe a que algunos hombres nos permitieron tener una voz, decir lo que pensamos, tomar nuestras propias decisiones. Pero también en parte se debe a que decidimos ser fuertes, más fuertes que nuestros opresores, y tomar las riendas de nuestro propio camino.

Si hablamos de la biología del hombre y de la mujer, podemos decir que al hombre es un ser más fuerte que la mujer. Físicamente al hombre es más fuerte y robusto que la mujer, es menos fuerte y delicada que el. Pero hoy en día ya no podemos decir estas cosas. La mujer ha demostrado ser igual o más fuerte que el hombre muchas veces.

Por último podemos hablar de la salida laboral que se le presenta a ambos géneros. Un empresario a la hora de tomar un nuevo empleado, y tener que tomar la decisión entre un hombre y una mujer, va a elegir al hombre. Pero no va a tomar esta elección porque uno esté mejor capacitado que el otro, sino por la cantidad de dinero que le costará tener un empleado masculino, y otro femenino

Si la mujer fuera a ser tomada como empleada en una empresa, y quedara embarazada, tendría que tomar una licencia de nueves a doce meses, para cuidar de su hijo, mientras que si al hombre fuera a tener un hijo, sólo tomaría una licencia de tres meses. A un empleador, que debe pagar un salario mensual a sus trabajadores, le conviene contratar a un hombre, con el cual no corre un riesgo de licencia tan alto como la mujer.

¿Podemos decir que somos más débiles por tener menos derechos, menor fuerza, o menor salida laboral? No, no podemos. Las mujeres no somos más débiles que al hombre, pero si tenemos una vida más complicada y más obstaculizada que el. No todos somos iguales, todos tenemos nuestras diferencias, estas nos pueden hacer más fuertes o débiles, pero nadie nos puede decir que somos débiles, por ser mujeres.

Un pensamiento en “Ensayo sobre la mujer

  1. Ali: me encantó tu ensayo. Puedo escuchar tu voz y tus ideas a partir de la vehemencia con la que te expresas. Si bien tu trabajo abarca temas diversos y algo amplios, están bien retomados en la conclusión y el texto adquiere un sentido global.
    Algunas cuestiones a considerar…
    En un punto de tu ensayo puede leerse: “la mujer ha demostrado ser igual o más fuerte que el hombre muchas veces”. Pero acá termina la idea. No hay ejemplos ni explicaciones y el argumento pierde fuerza y se desarma.
    Con respecto a la cuestión laboral, la vinculación con la hipótesis se ve en la conclusión. Sería interesante proponer la relación en el desarrollo del argumento, explicando de qué manera esta situación “debilita” o vuelve más vulnerable a la mujer. Quizás puedas argumentar que las barreras que encuentra la hacen más fuerte, como se esboza en tu conclusión.
    Muy buen trabajo en general, y destaco el uso del “nosotras” para generar un impacto distinto en el lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *